“Concebir el respeto a la libertad, la igualdad y la diversidad como horizonte”

Promover el encuentro es creer en el diálogo, en el respeto a los derechos, en el intercambio para crecer libres y en diversidad. Los roles de las personas y sus historias e identidades se potencian y fortalecen en las organizaciones sociales, que son un pilar de vida democrática en las ciudades.

Desde Encuentro creemos que la ciudad debe ser considerada como un espacio de cumplimiento y ejercicio de derechos. En este sentido, resulta fundamental su promoción y defensa, porque para poder ejercerlos, primero es necesario conocerlos y aprehenderlos. Para eso es necesario fomentar la apertura de espacios de participación y de expresión, en el que todas las personas, sin distinción de género, edad, discapacidad o situación socio-económica, puedan conocer y hacer cumplir sus derechos, tanto civiles como políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales.

También sostenemos que desde el Estado deben implementarse herramientas para que: las instituciones sean más eficaces y transparentes; se posibilite el acceso a la información y la comunicación; las instituciones, clubes y asociaciones civiles, parte fundamental del tejido social, sean acompañadas y se vean fortalecidas.

Queremos que Santa Fe sea una ciudad donde se promueva la participación ciudadana en la toma de decisiones, lo que redundaría en una mayor inclusión de voces y miradas a la hora de dar respuesta a las problemáticas y necesidades. Una ciudad a la que nos una el sentido de pertenencia y donde sea posible: la pluralidad y diversidad, el respeto por las demás personas, el diálogo, el compromiso con lo público, la convivencia, las expresiones culturales, el activismo, la provención y resolución pacífica de conflictos, la solidaridad y el trabajo colaborativo.

Gobierno Abierto 

Desde la aparición del paradigma digital y las innovaciones tecnológicas se abrió un abanico de posibilidades para el desarrollo de las ciudades y, a su vez, desafíos vinculados con las decisiones de emprender un camino hacia la apertura de datos, la transparencia y la rendición de cuentas de parte de los gobiernos locales.

Los cambios sociales que impulsan las innovaciones tecnológicas y las múltiples posibilidades de conectarnos y comunicarnos ponen el foco en la red, donde compartir crea valor. La colaboración activa entre iguales como acción refuerza la confianza, la transparencia y el valor agregado de las personas trabajando juntas.

Los gobiernos se ocupan cada vez más en aprovechar el potencial y asumir los desafíos de esta nuevas realidades para las organizaciones públicas. En este punto, desde Encuentro, creemos vital crear organizaciones pensadas por y para las personas, donde la innovación y el liderazgo sean pilares de un trabajo compartido.

Sostener el concepto de gobierno abierto implica, por un lado, potenciar la transparencia y señalar que todas las funciones de gobierno y administrativas puedan ser supervisadas por ciudadanos y ciudadanas, las personas que habitamos la ciudad. Por otro lado, esto debe vincularse con la creación de espacios de participación y colaboración ciudadana, en los que se canalice el aporte de personas, organizaciones e instituciones para la toma de decisiones públicas.

Surgir

Una ciudad donde sea posible la convivencia pacífica se construye sobre pilares fundamentales: la comunicación no violenta, la cultura de la paz, la participación ciudadana y la prevención de conflictos. Para construirla hacen falta herramientas como: la observación, comunicación, expresión y acción.

Encuentro trabaja estas áreas principalmente desde el espacio Surgir, desde donde se dictan talleres, exposiciones, jornadas de formación y capacitación. Surgir es más que un espacio educativo, es un espacio de escucha, reflexión y debate, una experiencia para enriquecer las relaciones entre las personas, desarmar nuestros prejuicios, cuestionar cómo y desde dónde miramos a los demás.

La finalidad de este espacio es promover la inclusión, integración, respeto y aceptación del otro en su diversidad; por otro lado, trabajar el conflicto desde sus raíces más profundas y generar un rol proactivo ante situaciones de violencia con el convencimiento que es la mejor manera de lograr una sociedad más igualitaria y empática.