Juegos Juventud buenos aires

El deporte nacional y su ADN

Por Tomás Boaglio


Nada es librado al azar o antojadizo en un gobierno nacional que ha dado muestras de que cada paso que da tiene un fin y cada decisión forma parte de un plan. El 29 de enero el presidente Mauricio Macri firmó un Decreto de Necesidad y Urgencia modificando la Ley del Deporte, reemplazando a la Secretaría de Deportes por la flamante Agencia de Deporte Nacional, ADN en sus siglas. Amplio y variado ha sido el debate en los últimos días en relación a este DNU que puede llegar a justificar alguna necesidad pero de ninguna manera una urgencia que evite el paso por el Congreso: desde la importancia o no de la modificación de rango institucional (de Secretaría a Agencia), hasta la posibilidad de que esto sea el puntapié de una estrategia de venta de una serie de terrenos públicos (entre ellos el CeNARD) para el desarrollo de emprendimientos privados. Lo cierto es que el rol de la política electoralista, la lucha por los lugares de poder, los intereses privados, la burocracia y los “doble escritorios”, copan el escenario y marginan al verdadero protagonista principal, el desarrollo del deporte amateur y la profesionalización del deporte de alto rendimiento.

Entre la burocracia y la toma de decisiones

Una de los principales motivos que dan los funcionarios del gobierno nacional a la hora de justificar el Decreto, es explicado en los propios considerando del DNU, “ante la diversidad de normas y la coexistencia de una multiplicidad de entidades deportivas, deviene necesario un reordenamiento normativo que permita la toma de decisiones y ejecución de las políticas vinculadas al fomento del deporte en forma ágil y eficiente”.

¿A qué se refiere con esta diversidad? En 2015, luego de la victoria electoral de Cambiemos, el gobierno nacional de Cristina Fernández aprobó en el Congreso una serie de organismos bajo la justificación de la importancia de las gestiones público-privadas, pero escondiendo una burocratización y una quita de poder a la entonces Secretaría de Deportes que pasaría (como todo el Estado Nacional) a estar en manos del nuevo gobierno. El más representativo fue el Instituto Nacional del Deporte y la Actividad Física, que si bien dependía del Ministerio de Desarrollo Social era “descentralizado y autárquico”, y absorbía todas las funciones de la Secretaría. En este sentido puede decirse que el primer intento para querer hacer desaparecer la Secretaría de Deportes fue en 2015.

Pese a esto, el actual gobierno luego de asumir, incumplió esas nuevas funciones creando el Ministerio de Educación y Deporte, alojando allí una nueva Secretaría, hasta que la misma pasó a depender de la Presidencia, llevando adelante desde allí las políticas deportivas.

Volviendo al Decreto firmado por Macri, según comunicó el gobierno nacional a través de su página oficial, La Agencia de Deporte Nacional será ahora el único organismo rector especializado en la materia, reemplazando y dando continuidad al Instituto Nacional del Deporte y la Actividad Física, al Observatorio Nacional del Deporte y la Actividad Física, al Ente Nacional del Desarrollo Deportivo y a la Secretaría de Deportes. El Programa Nacional de Empoderamiento de la Mujer en el Deporte se transfiere a la órbita de la Agencia.

Sobre el paso de Secretaría a Agencia, Diógenes De Urquiza explicó que el cambio va a “jerarquizar el presupuesto. No es solamente dinero, se entorpecía la función. Esto nos permite ordenarnos, tener un presupuesto propio y ejecutarlo en tiempo y forma. Por diversas razones, el Enard debe tres o cuatro meses a varios deportistas y no es porque no hay plata, hay que hacer todo más simple”.

Diógenes De Urquiza

Ex jugador de pádel y fundador junto a Mauricio Macri en 1988 de la Asociación de Pádel Argentino (hoy es vicepresidente en funciones), ex coordinador del ENARD, Diógenes de Urquiza es el flamante Director de la Agencia Nacional de Deportes. Hasta hace poco tiempo, aparecía como contratista del Comité Olímpico Argentino (COA), dado que era el CEO de GGM Sociedad Anónima. Esta empresa, entre otras marcas manejaba a Signia, la encargada de vestir a los deportistas olímpicos argentinos a través de un contrato firmado con el COA. Con Signia, De Urquiza logró proveer la indumentaria a las delegaciones de deportistas argentinos, como por caso en los Juegos Olímpicos de Londres y los de Río de Janeiro, y los Juegos Panamericanos de Toronto, entre otros.

“No se va a vender ningún inmueble relacionado al deporte. Bajo ningún concepto pensamos en vender algo. Creo que hay una confusión con el tema muebles e inmuebles”. Luego del Decreto de Macri, De Urquiza, marcó la cancha en Radio La Red pero hasta donde pudo. El dato es correcto, según el inciso 5 de la cláusula C del Artículo 15º de la renovada Ley de Deportes, uno de los recursos operativos de la Agencia pueden ser “los fondos provenientes de la explotación de bienes muebles y de los servicios arancelados”. Al referirse a bienes muebles se refiere a la infraestructura, pero no a los terrenos en sí (inmuebles). El mismo Diógenes advirtió que el único que puede realizar esa operación es la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE). Lo que no explicó De Urquiza, es por qué el Proyecto, previo a la firma del Presidente, pasó por tres reparticiones para su evaluación, y una de ellas era la propia AABE.

La batalla perdida: el desfinanciamiento al deporte

El dato es concreto y demoledor: en tres años del gobierno de Cambiemos (sin contemplar los índices inflacionarios) las partidas destinadas a Deportes fueron de 1.315 millones de pesos en 2016, a 1.433 millones de pesos en 2017 y a 1.097 millones de pesos en 2018. Este año, recibirá un 9.6% menos que el año pasado, completando (ahora si con inflación incluida) casi un 50% de desfinanciamiento.Esto significó un claro golpe al desarrollo del deporte en nuestro país. Quizás no tan duro como el golpe que sufrió el ENARD en la reforma tributaria de 2017, que eliminó la cláusula que permitía recaudar la alícuota del 1% de la facturación por telefonía celular. ¿Qué es el ENARD? Es el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo, (creado por Ley el 2 de diciembre de 2009) un organismo de composición mixta (ámbito público y privado), de conducción alternada y representación igualitaria, cuyos socios fundadores y coadministradores son el Comité Olímpico Argentino y la Secretaría de Deporte de la Nación. Su función es la de gestionar y coordinar los apoyos económicos para la implementación y desarrollo del deporte de alto rendimiento. La principal fuente de financiamiento que tenía era el cargo del 1% aplicado sobre el precio del abono que las empresas de telefonía celular facturaban a sus clientes. Desde su puesta en funciones el 12 de marzo de 2010 hasta 2017, el monto global que ha recibido el deporte nacional de alto rendimiento es de $2.500 millones. Hoy ese aporte ya no existe. Para entender la magnitud del golpe al deporte de alto rendimiento, hace falta conocer la reacción de los funcionarios en aquellos días. Carlos Javier Mac Callister, Secretario de Deportes de la Nación en aquel momento, salió al instante a decir que el Gobierno Nacional iba a cubrir los ingresos que dejaba de percibir el ENARD, contradiciendo las legislaciones deportivas internacionales, ya que el Comité Olímpico Internacional impide que el COA dependa de un organismo del Estado. “Trabajamos muy bien con Gerardo Werthein”, manifestó Mac Callister en esa misma entrevista.

Gerardo Werthein

Es el presidente del Comité Olímpico Argentino, integrante del Comité Olímpico Internacional, y en 2017 designado en la presidencia del ENARD hasta 2020. Gerardo es parte del “Grupo Werthein”, un Holding de compañías controlado íntegramente por la familia Werthein, con incursiones e inversiones en telecomunicaciones, servicios financieros, energía y petróleo, entre otras industrias. Entre varias gestiones, junto a su primo Adrián llevaron adelante el proceso de reestructuración de deuda corporativa de Telecom Argentina.

En 2009, El grupo Werthein era el principal accionista de Telecom, empresa dueña de Personal. Cuando se sanciona el financiamiento al ENARD a través del aumento del 1% en las facturas de telefonías celulares, Werthein (Presidente del COA también en aquel momento) se convirtió en “el principal cobrador y máximo beneficiario”, como dijo en su momento la única senadora que se negó a aprobar la norma, María Eugenia Estenssoro. Fue llamada por algunos medios la “Ley Werthein”, y según manifestó en aquel momento Miguel Ángel Pichetto, fue “una orden de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que esta ley sea aprobada en la próxima sesión”.Por este trasfondo, sorprendió cuando Gerardo Werthein en 2017 manifestó que lo había tomado por sorpresa la Reforma Tributaria y la desaparición del financiamiento al ENARD, dado que en otro artículo de la Reforma se elevó del 4% al 5% la retención al importe facturado por provisión de telefonía celular y satelital al usuario. O sea, ese 1% que no fue más hacia el deporte de Alto Rendimiento, tampoco fue eliminado de las facturas de telefonía.

¿CeNARD a Villa Soldati?

Una de los principales miedos expresados a través de las redes sociales por deportistas y exdeportistas argentinos como Marcos Milinkovic, Federico Pizarro, Luciano De Cecco, entre otros, es la posible venta o traslado del Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD). Si bien como explicamos anteriormente, la nueva Agencia de Deporte Nacional no está habilitada para disponer de los bienes inmuebles, la participación del AABE en los detalles del despacho del DNU y otras acciones ocurridas en el último tiempo, hacen que esas sospechas sean fundadas.

¿Cuáles son esas acciones? El AABE hace un tiempo dispuso la venta de dos manzanas del histórico Tiro Federal Argentino, ubicado sobre Avenida Libertador en Capital Federal, frente al club River Plate y muy cercano a las instalaciones del CeNARD. Allí podrán construirse cinco edificios de hasta 100 metros (más de 30 pisos), por un total de 150.000 metros cuadrados. El ganador de la subasta realizada el AABE fue el Fideicomiso Financiero privado Buenos Aires Landmark, propiedad de los grupos Werthein y Sielecki.

Según el periodista Ernesto Rodríguez, esta venta es el inicio de un plan de urbanización de alta gama que llevan adelante Rodríguez Larreta y su vice Diego Santilli para cambiar el perfil del norte de CABA. “De hecho, en los próximos meses saldrían a la venta las tres hectáreas remanentes del Tiro Federal Argentino, mientras que en 2019 irían por las casi 20 hectáreas que ocupan el Cenard y el Instituto Superior de Educación Física Enrique Romero Brest; las instalaciones del Club Atlético Comercio (unas dos hectáreas sobre Libertador), así como el estadio Monumental y todas las instalaciones deportivas del Club Atlético River Plate para mudarlo al otro lado de la Avenida Lugones, quedándose con otras 14 hectáreas para sumar cemento de alta gama al perfil de CABA”.El Diario La Nación le preguntó el miércoles 30/01 a Diógenes De Urquiza sobre la posible venta de tierras del CeNARD, y no fue tan concreto como en la nota con Radio La Red citada anteriormente: “El Cenard está funcionando como siempre, la idea de la Ciudad es que en tres años nos vayamos a Soldati, pero es una decisión del Presidente. No sé qué puede pasar en el futuro, no me gusta hacer futurología”.

Mientras tanto, Werthein es el principal promotor del traspaso de las actividades del CeNARD de Nuñez al Parque Olímpico de Villa Soldati, construido para los Juegos Olímpicos de la Juventud. La voz del ex CEO de Telecom fueron deportistas que representan al COA, mediante un texto repetido por varios de ellos de manera textual.

No deja de ser llamativa la mirada de Werthein, dado que en 2015 su deseo era que la Secretaría de Deportes se transformase en Ministerio.Nada es librado al azar o antojadizo en un gobierno nacional que ha dado muestras de que cada paso que da tiene un fin y cada decisión forma parte de un plan.En Argentina sigue sin existir un verdadero ADN del deporte nacional. Una política de Estado y una definición del rol social y cultural que ocupa el deporte en todos nosotros. Mientras esta política no exista, y nos alejamos de una construcción en pos del desarrollo del deporte como herramienta de cambio, más nos acercamos a los intereses económicos, a la lucha por los lugares de poder por parte de ls privados, a la burocracia y a la participación en la política argentina de los “doble escritorio”.

Publicada Sábado 02 de Febrero de 2019

Etiquetas: Sin etiquetas

Los comentarios están cerrados.